Termos para agua: cómo optimizar su uso

El uso de un termo de agua pareciera ser algo muy simple, pero a quién no le ha pasado que el líquido o la comida no están calientes cuando los queremos consumir. Aquí te dejamos algunos tips para que esto no ocurra.

 

Formas de uso y cuidados de un termo para AGUA 

  • Lo principal para su cuidado es evitar los golpes.
  • Para conservar por mayor tiempo un líquido caliente, calienta el termo antes de verter el líquido dentro. Para hacerlo coloca un poco de agua caliente y lo dejas bien tapado durante unos 5 minutos. Posteriormente, sacas el agua (que puedes reutilizar), y viertes lo que quieres conservar caliente (nunca leche ya que puede agriarse rápidamente). El mismo procedimiento se lleva a cabo para conservar alguna bebida fría, pero en este caso lo haremos con agua bien fría.
  • Cuando esté lleno, procura que esté bien parado, no en posición horizontal.
  • Antes de colocar dentro cualquier líquido, enjuaga varias veces el termo con agua clara, evitando el uso de trapos o abrasivos.
  • Para mantener el líquido con la temperatura caliente o fría por más tiempo, guarda el termo en algún bolso porta termo o envuélvelo en papel absorbente.

 

Formas de uso y cuidados de un termo para COMIDA

  • Al igual que con los termos para agua, evita golpes o caídas.

Antes del primer uso y lavados posteriores

Una vez compres el termo, lávalo antes de su primer uso. Con un poco de lavavajillas y agua bastará. Enjuaga muy bien y seca con papel absorbente. Déjalo boca arriba sin tapar para que se airee y pierda el «olor a nuevo» y al material del que esté hecho. Los siguientes lavados, hazlos con agua caliente y lavalozas, luego puedes llenarlo de agua con unas gotitas de limón o cloro. Deja actuar unos minutos y enjuaga bien. Deja que se seque hacia arriba y sin tapa.

 

Elegir bien la comida

No toda la comida se mantiene bien caliente en un termo, mientras más sólido sea, menos caliente se mantendrá. Los alimentos solo se mantienen calientes o fríos en un termo si tienen algo de líquido.

  • Sopas, cremas y caldos siempre conservarán mejor el calor.
  • Alimentos salados como guisos o pastas con salsas, son mejor que arroz solo con un trozo de pollo.
  • No utilices el termo para alimentos secos como el arroz o los huevos revueltos.

Calentar la comida

Debes calentar los alimentos hasta el punto de ebullición de 100 °C (sin que se queme la comida, por supuesto). No importa si es en la cocina o en el microondas. 

Preparar el termo

Llena el termo con agua hirviendo para calentarlo. Deja reposar durante unos 10 minutos con el agua hirviendo dentro. Este precalentamiento ayudará a mantener caliente la comida que pongas en el termo. 

Lonchera térmica

Para obtener una capa adicional de calor, lo ideal es guardar el termo en una lonchera con aislante. Las loncheras térmicas pueden tener varias características, como forro aislante, múltiples compartimentos, secciones especiales para bolsas de calor o bolsas de agua caliente, interiores impermeables, etc.

CONSEJO: guarda siempre de pie el termo. Enséñales a tus hijos/as a nunca abrirlo antes de la hora de comida para evitar perder el calor.

Separar alimentos

Aunque tengas un espacio limitado, haz lo posible por separar los artículos calientes de los fríos. Aunque tengas recipientes individuales para los alimentos calientes y fríos, puedes mantenerlos separados utilizando un separador físico. Prueba utilizando elementos neutros como servilletas o utensilios. Puedes hacer una pequeña “muralla” de papel aluminio. 

Para guardarlo por un tiempo indeterminado

Antes de guardar el termo durante un tiempo, es conveniente colocar en su interior un terrón de azúcar o un poco de bicarbonato, para que al volver a utilizarlo se encuentre libre de humedad y de malos olores. Siempre deben guardarse sin tapa.

La entrada Termos para agua: cómo optimizar su uso se publicó primero en Vaico Medical.

Soluciones Ardo