Por qué no debo comparar a mi bebé

Es muy común que tanto otras personas, como nosotras mismas, tendamos a comparar a nuestro bebé con otros/as o con cierto estándar. “¿Tu bebé tiene más de 1 año y no camina? El mío camina desde los 8 meses”. Pero si bien es una práctica muy normalizada, aquí la kinesióloga de Casa Mujer, Magdalena Aguilera, nos da algunas razones de por qué sería mejor no hacerlo.

 

Los bebés son seres individuales, por lo tanto cada uno desarrollará sus habilidades psicomotoras en tiempos variados y seguramente serán más hábiles en algunos aspectos que en otros. Por ejemplo, puede que sean más resolutivos desde el punto de vista motor grueso que el fino, buscando cambios de posición más frecuente y logrando gatear y trepar, en vez de hacer torres, porque es algo que les interesa más. Sin embargo, todos/as lograrán todos los hitos neuromotores, solo que a distinto tiempo.

En este sentido, es mejor que los acompañemos en su desarrollo como padres estando atentos frente a señales de alerta, más que apurándolos/as al logro del hito neuromotor que le corresponde para su edad. Esto debido a que si presionamos, es probable que lo logren, pero que no se genere una habilidad íntegra y que limite su coordinación o equilibrio en ciertos movimientos. Es importante que siempre avancen, más que logren el hito de forma cronométrica.

Les queremos contar algunas de las frases más escuchadas cuando se compara a niños y niñas entre sí, y una pequeña recomendación de qué hacer o cómo actuar en cada caso.

 

“Mi bebé no quiere estar de guatita y los hij@s de mis amigas sí”.

No te preocupes, comienza de a poco a jugar con él/ella acostad@ en tu pecho, y verás que cada uno tiene su tiempo.

 

“Mi bebé no quiere comer y los demás bebés de su edad comen de todo”.

Es normal que rechacen la comida al inicio de la alimentación complementaria. Puedes probar otras técnicas, como el BLW.

 

“Mi bebé despierta muchas veces en la noche y los otros bebés duermen de corrido”.

Cada bebé tiene su propio ritmo, puedes probar masajes antes de dormir, aprender sobre rutina y tener paciencia porque crecen muy rápido.

 

“Mi bebé no gatea y todos los demás bebés de su edad sí”.

No te preocupes, hay bebés que no gatean nunca. Pero de todas formas puedes hacer juegos de trepar pequeñas alturas y dejar que juegue mucho en el suelo.

Es importante recordar honrar la individualidad de nuestros hijos/as, si bien existen estándares de medición del desarrollo de los niños y niñas, las comparaciones pueden resultar dañinas tanto para la madre como para los hij@s.

 

Kinesióloga Magdalena Aguilera

@casamujercl

www.casamujer.cl

La entrada Por qué no debo comparar a mi bebé se publicó primero en Vaico Medical.

Soluciones Ardo