Los mitos detrás de los anticonceptivos y la fertilidad

Seguramente has escuchado a alguna amiga o conocida decir que si tomas pastillas anticonceptivas, te costará más quedar embarazada al dejarlas. O que el cuerpo necesita limpiarse antes de estar preparado para concebir. Aquí te contamos por qué estas afirmaciones son totalmente FALSAS.

 

¿Qué son los anticonceptivos?

 

En palabras simples, son una combinación de hormonas (generalmente estrógeno y progesterona), que impiden que los óvulos maduren, y por lo tanto, impiden la fecundación.

 

Las dosis de cada hormona pueden variar dependiendo del tipo de anticonceptivo hormonal que uses: pastillas, anillo vaginal, parque, inyección, dispositivo intrauterino, entre otros.

 

¿Qué relación tienen con un futuro embarazo?

 

Si bien solemos escuchar que están relacionados, la verdad es que NO lo están. Tomar anticonceptivos hormonales, sea por unos meses o muchos años, no interfiere en tu capacidad de quedar embarazada.

 

Todos los anticonceptivos hormonales son reversibles, es decir, que al dejar de consumirlos o usarlos, el efecto de ellos desaparece en un periodo corto de tiempo. Los óvulos volverán a madurar con normalidad y estarás en condiciones óptimas para planear tu embarazo.

 

Otro mito muy extendido es que no solo te costará lograr un embarazo, sino que estos métodos pueden provocar infertilidad, lo cual también es totalmente falso.

 

Si dejaste de tomarlos y aún así no has logrado quedarte embarazada, entonces lo más probable es que se deba a otro problema hormonal y/o funcional tuyo y/o de tu pareja. O en algunos casos también influye la edad: a mayor edad, menos posibilidades de un embarazo.

 

En cualquier caso, antes de intentar quedar embarazada, la recomendación es siempre acudir a un especialista, realizar los chequeos pertinentes, y empezar a consumir ácido fólico y yodo (evitan la aparición de problemas en el feto).

La entrada Los mitos detrás de los anticonceptivos y la fertilidad se publicó primero en Vaico Medical.

Soluciones Ardo