Lo que debes saber sobre el parto natural

Un tipo de parto que ha tomado vuelo es el natural, el cual consiste en dar a luz sin ningún tipo de medicación. Mucha gente se imagina gritos de dolor y muchos riesgos, sin embargo, es un parto hermoso y seguro.

En el parto natural la madre tiene el control de su cuerpo. Se realiza sin ningún tipo de medicación y utilizando técnicas de respiración. Se trabaja con un asistente de parto que guía y apoya el nacimiento del bebé.

No se trata de querer sufrir o ser valiente, sino de tratar el parto como un acontecimiento natural, estar en control, partícipe y presente, y en confiar en los instintos y tiempos maternales.

Cómo se lleva a cabo

El parto natural es aquel en el que el bebé es expulsado por el canal vaginal, con poco uso de tecnología y dejando que la naturaleza fluya. Esto puede incluir lo siguiente:

  • Atravesar el alumbramiento sin la ayuda de medicamentos (incluida la anestesia epidural).
  • Evitar ciertas o toda intervención médica, como la episiotomía.
  • El parto es dirigido por la mujer.

Las mujeres que optan por un parto natural lo pueden hacer por varios motivos: para sentirse más conectadas, para evitar los riesgos (bajos) de un parto normal, por imposibilidad de utilizar epidural, entre muchas otras.

Muchos hospitales ofrecen la opción de parto natural, así se cuenta con la intervención médica a mano si es necesaria. También se puede realizar en un centro especializado o en el propio hogar.

El beneficio principal del parto natural es que se anulan los riesgos de la epidural que, como toda anestesia, puede tener complicaciones. Además, es una gran ventaja que la mujer pueda moverse libremente durante la dilatación, pues así puede controlar y tolerar el dolor mejor.

Con la capacidad y participación de la embarazada, hay mayor facilidad de que el bebé se encaje correctamente, sin necesidad de parto instrumentado o cesárea

El aspecto negativo principal es el dolor. Además, si el parto se complica y no están a disposición los medios adecuados, se puede poner en riesgo la vida de la madre y del bebé. Por esto es fundamental disponer de ayuda médica en todo momento.

El dolor

Lo principal que se debe aprender a manejar con anticipación es el dolor durante el trabajo de parto y el alumbramiento. Es muy común que algunas mujeres que no deseaban recibir medicamento para el dolor, cambian de opinión durante el trabajo de parto. Es importante ser flexible durante el proceso, especialmente si algo no va de acuerdo con los planes.

Como la anestesia y otros medicamentos no serían una opción en un parto natural, hay técnicas y métodos que pueden ayudar a controlar el dolor. 

El método Bradley, por ejemplo, se centra en una buena nutrición y ejercicio físico durante el embarazo. Además, incluye técnicas de relajación y respiración profunda para afrontar el trabajo de parto. 

Otras técnicas para manejar el dolor durante el trabajo de parto pueden ser la hipnosis, meditación, masajes, cambiar de posición, sumergirse en agua caliente, escuchar música relajante, etc.

Dudas frecuentes

  • ¿Es posible? ¿Mi cuerpo es capaz de parir naturalmente?

. Siguiendo otras técnicas para controlar el dolor, la mujer puede perfectamente parir de modo natural.

  • ¿Qué tanto es el dolor?

Efectivamente, el parto es una experiencia humana que puede causar mucho dolor. Sin embargo, puede ser diferente entre una mujer y otra. Hay algunas que lo describen como un dolor menstrual, otras como oleadas intensas. También cambia entre un embarazo y otro.

  • ¿Será más largo que lo normal?

La extensión de un parto puede variar de caso en caso. No depende de la medicación, sino que del cuerpo de cada mujer que reacciona de manera diferente.

  • ¿Es seguro?

El paro natural es muy seguro si se siguen las recomendaciones del profesional de la Salud y se está abierto a opciones en caso de complicaciones.

  • ¿Cómo es el posparto?

Es probable que sienta los mismos síntomas que cualquier mujer que ha dado a luz, como cansancio, escalofríos, dolor en la zona de la vagina, entre otros. A diferencia del parto con anestesia epidural, la mujer no sentirá molestias en la espalda ni movilidad de las piernas reducidas.

Un sentimiento en común de alguien que tuvo un parto natural exitoso es tener una sensación intensa de exaltación y satisfacción por saber que lo logró.

La entrada Lo que debes saber sobre el parto natural se publicó primero en Vaico Medical.