El invisible cuarto trimestre

Son muchos los expertos que plantean la existencia de este cuarto trimestre. Que por una serie de procesos evolutivos, nuestros bebés nacen antes, y que el cuarto trimestre se vive hoy en día cuando el bebé está fuera del útero. Y que debemos tener ciertas consideraciones especiales durante estos tres meses, considerando que los bebés “todavía no están listos”.

 

El pediatra estadounidense Harvey Karp es experto en esta teoría del cuarto trimestre. Él explica que por ejemplo los caballos, al igual que muchos otros animales, tienen un período de gestación de 1 año, y que nacen caminando y el mismo día pueden correr. Pero en los humanos eso sería impensado.

 

Es físicamente imposible que un bebé permanezca otro trimestre en el útero porque alrededor de las 40 semanas la circunferencia de su cabeza mide 11 centímetros, y el cuello uterino se dilata un máximo de 10 centímetros. Se cree además que este fue un cambio que experimentó el ser humano cuando se hizo bípedo, angostando así el ancho de sus caderas.

 

Pero el que físicamente no podamos tener a un bebé por más tiempo en el útero, no significa que éste no lo necesite. El doctor Karp propone que este es el cuatro trimestre faltante, y que muchas conductas de los lactantes así lo explican, por ejemplo:

 

  • Cuando el bebé nace es completamente indefenso y no está preparado para soportar por sí solo las tensiones fuera del útero (frío, hambre, sentirse solo).

 

  • Recién a los 3 meses (finalizado el cuarto trimestre), este comienza a estar más despierto, interactuar, y darse vuelta.

 

  • Es muy común que durante los 3 primeros meses de vida, los bebés tengan cólicos, es decir, que lloren desconsoladamente. Esto porque no están cómodos fuera del útero. Y es por esta misma razón, que recrear el ambiente intrauterino será fundamental para calmarlos.

 

¿Cómo simular el ambiente intrauterino?

 

  • Swaddle: dentro del útero tu bebé estaba contenido 24/7 y tenía espacio reducido para moverse. Por eso el swaddle te ayudará a calmarlo y hacerlo dormir. Recuerda no apretar el área de las caderas para no generar displasia de caderas.

 

  • Ruido blanco: tu bebé sentía ruido constante dentro del útero, estaba acostumbrado. Con la ayuda del ruido blanco se sentirá seguro y calmado.

 

  • Mecerlo: cuando están con cólicos, es muy probable que mecerlos los calme, porque también es un movimiento que reconocen de su período de gestación.

 

  • Contacto piel con piel: durante 9 meses tu bebé estuvo en constante contacto contigo, por lo que volver a recrear ese contacto piel con piel les dará calma y se sentirán seguros.

 

  • Succión: los bebés succionan no solo para comer, sino que es una necesidad biológica que los ayuda a calmarse. Para ayudarlo a esto, puede succionar un seno, un dedo, o después de las 3 semanas, un chupete.

 

  • Posición de costado: si bien se recomienda que los bebés duerman mirando hacia arriba, para calmarlos es recomendable ponerlos de costado o boca abajo, ya que les recordará el útero.

 

Por último, recuerda que siempre que tengas dudas, puedes acudir a un especialista. Y ánimo, esta incómoda adaptación del bebé al mundo solo durará 3 meses.

La entrada El invisible cuarto trimestre se publicó primero en Vaico Medical.

Soluciones Ardo