Cuidados especiales de un bebé prematuro

Cuando un bebé nace más de tres semanas antes de la fecha prevista del parto, se considera que es un bebé prematuro. Se ha demostrado que la prematuridad está asociada a ciertos factores de riesgo y cuidados especiales que deberías conocer.

Los bebés prematuros no han crecido ni se han desarrollado tanto como deberían, pues debido a distintas razones nacieron antes de completar su ciclo dentro del útero de la mamá. 

Debido a lo anterior, los bebés prematuros tienen un riesgo mayor de complicaciones, por lo que deben hacerse todos los esfuerzos para que los bebés completen el embarazo.

Si tu bebé nació antes de la fecha prevista del parto, necesita atenciones especiales en relación a la higiene, alimentación y otras pautas de hábitos diarios cuando ya esté en casa.

Por qué nacen antes

Hay muchos factores que influyen para que se produzca un parto prematuro, es decir, antes de la semana 37 de gestación. Sin embargo, aproximadamente en la mitad de los partos prematuros no se pueden determinar las causas exactas.

Hay ciertos factores que lo pueden provocar:

  • Edad de la madre: a partir de los 35 años de edad de la madre se incrementa el riesgo de que el bebé nazca antes de tiempo. También hay más probabilidades de parto prematuro en madres menores de 17 años.
  • Embarazos múltiples: contribuye a que el momento del parto se adelante.
  • Problemas de la madre: infección urinaria, enfermedad renal, cardíaca, tiroideas, diabetes y anemias graves. También puede afectar el estado de la embarazada, si está con estrés, depresión, maltrato, consumo de alcohol o drogas, entre otros.
  • Alteraciones en el embarazo: eclampsia, preeclampsia, desprendimiento de placenta, entre otros.
  • Alteraciones del bebé: malformaciones cardíacas o cromosómicas, e infecciones intrauterinas.
  • Exceso de ejercicio físico.

Características del prematuro

Sin importar la causa que llevó al parto prematuro, la prematuridad es un factor de riesgo asociado a ciertos problemas de salud. Es por esto que los bebés prematuros permanecen hospitalizados hasta que cumplen una serie de condiciones, como alcanzar determinado peso. Normalmente el alta hospitalaria se produce entre las 37 y 40 semanas de edad, y con un peso alrededor de 2 kg.

El bebé prematuro tiene las mismas expectativas de desarrollo que cualquier bebé nacido a término, especialmente si nació arriba del kilo de peso. Sin embargo, debido a que algunos de sus órganos no están completamente preparados para funcionar por sí solos, los bebés prematuros corren el riesgo de desarrollar problemas de salud, como los siguientes:

  • Anemia: cantidad insuficiente de glóbulos rojos.
  • Apnea: el bebé deja de respirar durante breves períodos.
  • Displasia broncopulmonar: problema respiratorio.
  • Hiperbilirrubinemia: exceso de bilirrubina, que se asocia a ictericia (coloración amarillenta de la piel).
  • Enterocolitis necrosante: enfermedad intestinal.
  • Conducto arterial persistente: problema en el corazón.
  • Retinopatía: problema en la retina del ojo.
  • Podría contraer resfriados a temperaturas ambientales normales (es por esto que lo colocan inmediatamente en una incubadora en la clínica).

Mientras que un bebé nacido a término pesa alrededor de 3 kg, un recién nacido prematuro podría pesar menos de 2 kg. Mientras antes nazca, más pequeño será y más grande parecerá su cabeza en relación a su cuerpo. Es probable que llore de manera tenue.

Su piel parecerá más delgada debido a la poca cantidad de grasa corporal. No nacerá con la clásica vérnix caseosa porque se produce en las últimas semanas del embarazo. Con el tiempo comenzará a tener apariencia de un recién nacido típico.

Cuidados especiales

Cuidar de un bebé prematuro puede ser más exigente que cuidar a un bebé nacido a término debido a los factores de riesgo mencionados anteriormente. Suelen necesitar cuidados especiales después de salir de la clínica e ir a la casa.

Algunos de estos son:

  • Deben acudir a todas sus visitas médicas, que pueden ser más frecuentes de lo normal. Hacerse las revisiones regulares de la vista y de la audición.
  • Recibir todas las vacunas a tiempo.
  • Usa calentadores neonatales pues quizás no pueda controlar su temperatura corporal. Se debe usar ropa adecuada y su habitación no debe estar bajo los 21 grados ni sobre los 24.
  • Lactancia materna: es la mejor fuente de nutrición para los bebés prematuros, pues contienen nutrientes que ayudan a combatir infecciones. Quizás tenga problemas para succionar, si es así, acude a un especialista para que te ayude a que pueda alimentarse de leche materna lo antes posible, tal vez necesite ser alimentado a través de una sonda. Si por algún motivo la madre no puede amamantar al bebé, este se puede alimentar con leche de fórmula de nutrientes especiales para prematuros.
  • Lavarse las manos siempre antes de interactuar con el bebé prematuro, y mantener limpia su habitación. 
  • Usar toallitas húmedas con ingredientes naturales para cuidar su piel.
  • Cambiar su pañal cada 3 horas aunque no lo haya ensuciado, para evitar alergias e infecciones.
  • Para dormir, hay que colocar al bebé boca arriba comprobando que no haya ningún juguete u otro objeto. Es normal que duerma más de 16 horas diarias. Resulta conveniente mantener una luz tenue en su habitación para que tenga un mejor sueño.
  • Es recomendable que no reciba tantas visitas al principio, que no toquen demasiado al bebé ni lo tomen en brazos. Corroborar que las visitas no padezcan ni hayan padecido recientemente ninguna afección similar. En el mismo sentido hay que evitar acudir a lugares donde haya aglomeraciones de gente para evitar posibles contagios.

La entrada Cuidados especiales de un bebé prematuro se publicó primero en Vaico Medical.

Soluciones Ardo