¿Cómo cuidar la piel de mi hijo durante el verano?

Llegaron los días de sol y calor, y con eso las actividades al aire libre que nos encantan y hacen bien. Como madres y padres debemos estar atentos a las nuevas necesidades de cuidado y disfrutar sin desatender la salud de nuestros hijos/as. La pediatra Isabel Pacheco nos comparte algunos consejos.

 

  • Evita la exposición solar entre las 11:00 y 16:00 hrs. Prefiere los paseos fuera del horario de máxima radiación y elige la sombra.

 

  • Si tu bebé tiene menos de 6 meses NO debe exponerse al sol, y a partir de los 6 meses debes aplicar fotoprotector. Si tu hijo/a tiene menos de 3 años, prefiere protectores con filtros físicos (pantallas minerales), así disminuimos riesgos de alergias.

 

  • El uso de protector solar debe ser diario, ya que aún en días nublados los rayos UV siguen penetrando en la piel. Recuerda elegir factor de protección solar 30 a 50 y de amplio espectro (UVA y UVB). Aplicar 30 minutos antes de la exposición y reaplicar cada 2 horas o menos si ha transpirado mucho, se ha bañado o ha usado toalla. En caso de ser resistente al agua, tener en consideración que estos protectores hacen efecto 45 minutos después de ser aplicados.

 

  • No olvides aplicar en zonas como orejas cuello, manos, pies y pliegues que suelen quedar enrojecidas si la aplicación no es minuciosa.

 

  • Ojo con los fotoprotectores en spray, ya que para que sean efectivos normalmente requieren más cantidad de la que habitualmente usamos.

 

  • Ponle ropa con protección UV: es difícil controlar la fotoprotección en los más pequeños que están constantemente jugando y mojándose, por eso es recomendable utilizar prendas con tejidos que refuercen la protección, así como siempre usar gorros con alas y anteojos. En caso de no tener, pueden usar poleras de colores oscuros, ya que impiden que los rayos traspasen a la piel.

 

  • Elige prendas ligeras y holgadas, idealmente de fibras naturales como el algodón, que facilitan la transpiración.

 

  • En la playa/lago/piscina, una vez que los niños salen del agua es recomendable que se sequen con una toalla y vuelvan a aplicarse protector solar. Si se secan al aire libre las gotas de agua reflejan los rayos de sol, lo que puede ser perjudicial para su piel.

 

  • Mantenlos hidratados, en verano la piel puede resecarse más, sobre todo en aquellos con piel atópica. Usa diariamente una buena cema hidratante hipoalergénica (no sólo después del baño, sino varias veces al día).

 

  • Es importantísimo ofrecer y recordarles a los niños que deben beber abundante agua, ya que jugando es fácil que se les olvide.

 

  • Para continuar cuidando la piel, el baño debe ser corto, y con aceites de baño o jabones «sin jabón» o «syndets» (sin detergentes), ya que limpian la piel y a la vez que la hidratan sin quitar el manto ácido protector.

 

  • Pon especial atención a la zona del pañal, prefiere los que sean cómodos, transpirables y cámbialos frecuentemente para minimizar las posibles irritaciones provocadas por la transpiración. Puedes aplicar alguna pomada que la aísle de sustancias irritantes y evite la deshidratación.

 

 

Entre un 50 y 80% del daño por la exposición solar que un individuo recibe durante toda la vida se produce durante la infancia y la adolescencia. Los hábitos adecuados preventivos y de protección solar pueden evitar un 80% de todos los cánceres de piel.

 

La entrada ¿Cómo cuidar la piel de mi hijo durante el verano? se publicó primero en Vaico Medical.

Soluciones Ardo