La lactancia materna aporta los nutrientes necesarios a nuestro bebé, ayuda a generar apego, reforzar el sistema inmune, reducir el riesgo de ciertos problemas de salud, nos ayuda en la recuperación del útero post parto, entre tantas otras. Es por esto que conocer sus distintas etapas es muy importante para saber qué esperar en cada una de ellas.

Etapa 1: los primeros días

La primera etapa de la lactancia se produce en los primeros días tras el parto. Durante este tiempo, aparece el calostro, un fluido espeso y amarillento con un alto contenido en proteínas y anticuerpos. El calostro es esencial para el sistema inmune del bebé y lo ayuda a protegerse de las infecciones.  

Etapa 2: producción de leche

Alrededor del tercer o cuarto día después del parto, empezaremos a producir leche madura. La leche madura es más fina y contiene una mezcla equilibrada de nutrientes que satisfacen las necesidades cambiantes del bebé. Durante esta etapa, nuestro bebé demandará leche con mayor frecuencia, normalmente cada 2-3 horas. Es importante asegurarse en esta etapa de que nuestro bebe se acople correctamente al pecho y tome suficiente leche.  

Etapa 3: rutina de lactancia

Después de las primeras semanas, la lactancia se convertirá en una rutina tanto para nosotras las madres como para nuestro bebé. Durante esta etapa, podemos experimentar algunos problemas, como dolor en los pezones, congestión u obstrucción de los conductos. Estas complicaciones suelen resolverse con una posición adecuada, amamantamiento frecuente y masajes suaves.  

Etapa 4: introducción de alimentos sólidos

Alrededor de los 6 meses, nuestro bebé empezará a mostrar signos de estar preparado para los alimentos sólidos. Se trata de un proceso gradual, y la lactancia materna seguirá siendo una fuente importante de nutrición durante este tiempo.  

Etapa 5: destete

El destete es el proceso en que interrumpimos gradualmente la lactancia materna. Puede producirse en cualquier momento después de que el bebé cumpla 6 meses. Esto dependerá de cada una y las recomendaciones que recibamos de nuestro médico. Es algo muy personal que se irá haciendo de manera gradual y en la medida que nosotras y el bebé nos sintamos cómodos. Estas etapas pueden ser distintas para cada madre, siendo algunos periodos más largos que otros, lo importante es disfrutar del proceso y ocuparlo como una instancia para crear apego y lazos con nuestro bebé.