Extraer leche materna

A veces puede ser necesario usar un extractor, por ejemplo cuando el recién nacido succiona débilmente el pecho por lo que la producción de leche no se estimula adecuadamente. Extraer regularmente también puede mantener la producción de leche si la madre y el bebé están distanciados, ej: cuando vuelves al trabajo o si el bebé es prematuro o está enfermo. Puedes continuar amamantando a tu bebé con valiosa leche materna y será mejor para continuar amamantando más adelante.
Al usar un extractor la leche no siempre fluye enseguida. Sentimientos como miedo y dolor pueden bloquear el reflejo de caída. Puedes fomentar el flujo de leche de las siguientes maneras:
  • Elige una posición cómoda para extraer.
  • Relájate y piensa en tu bebé; mira una foto de él.
  • Extrae en un lugar donde puedas ver o estés cerca de tu bebé.
  • Escucha música armoniosa.
  • Realiza un breve masaje de pecho (Plata Rueda) antes de cada sesión de extracción.
  • Pon una compresa cálida, ej: Pack de Temperatura, en el pecho antes de extraer.
  • Calienta la copa del sacaleches antes de ponerlo en su lugar.