Congestión e inflamación de los pechos

Durante el periodo de lactancia materna, pero especialmente en tus primeras semanas en casa, tus pechos pueden estar duros y doloridos luego de una toma. Te sientes como si estuvieras resfriada (cansada, con molestia corporal, dolor de cabeza). Estos síntomas apuntan a una congestión.

Si esto sucede, recomendamos que reacciones lo antes posible de las siguientes maneras.

1. Pon una compresa cálida y húmeda en tu pecho por cerca de 10 minutos antes de cada toma, para que la leche fluya mejor.
2. Posiciona a tu bebé para la toma de manera de que su mentón apunte hacia el parche duro.
3. Masajea suavemente las zonas duras mientras amamanta.
4. Si el pecho aún se siente tenso luego de la toma, usa un extractor de leche materna (ej: Carum) y masajea los lugares duros al mismo tiempo.
5. Enfría tu pecho por cerca de 20 minutos después de cada toma/extracción usando una compresa fría, ej: Pack de Temperatura.
6. Asegúrate de que estés descansando lo suficiente. Lo mejor es acostarse en la cama con tu bebé y descansar. Bebe mucho líquido.

Si los síntomas no disminuyen dentro de las pocas horas, o si tienes fiebre, contacta a un doctor, un consultante de lactancia o una matrona ya que hay riesgo de inflamación del pecho. Al contrario de la opinión anterior, no es necesario destetar a tu bebé si tienes el pecho inflamado o tomas antibióticos.

Soluciones Ardo