La esterilización de las mamaderas es una práctica muy importante para la salud y el bienestar de nuestro bebé. Ayuda a prevenir la propagación de bacterias y otros microorganismos que pueden causar enfermedades y poner en riesgo la salud de tu bebé.
 

¿Por qué es importante esterilizar las mamaderas?

Nuestro bebé tiene un sistema inmunológico inmaduro, lo que lo hace más susceptible a las infecciones y enfermedades causadas por bacterias y otros microorganismos, y las mamaderas son un recipiente común para albergar este tipo de gérmenes. Así, la esterilización de éstas es una forma efectiva de eliminar agentes dañinos.  

¿Cómo se deben esterilizar las mamaderas?

Existen diferentes métodos para esterilizar las mamaderas, como la esterilización en agua hirviendo, en el microondas o con un esterilizador eléctrico. Cada método tiene sus propias ventajas y desventajas, y debes elegir el que más te acomode. La esterilización en agua hirviendo es uno de los métodos más comunes. Para esterilizar las mamaderas en agua hirviendo, debes sumergirlas en agua hirviendo durante al menos cinco minutos. Luego, debes retirarlas del agua y dejarlas secar completamente antes de usarlas. La esterilización en el microondas es otra opción. Para esterilizar las mamaderas en el microondas, debes colocarlas en un recipiente apto para microondas con agua y calentarlas durante 10 minutos aproximadamente, dependerá de la potencia de tu microondas. Los esterilizadores eléctricos son otra opción conveniente y efectiva para esterilizar las mamaderas, sobre todo para mamás con poco tiempo. Estos dispositivos utilizan vapor para esterilizar las mamaderas y otros accesorios de bebé de manera rápida y efectiva. Los esterilizadores eléctricos son fáciles de usar y puedes dejarlos funcionando sin preocuparte, al contrario de la esterilización con agua o microondas, que requiere de nuestra supervisión constante.  

¿Qué consecuencias puede traer no esterilizar las mamaderas?

No esterilizar las mamaderas puede tener consecuencias nocivas para la salud de nuestro bebé. Las bacterias y otros microorganismos que se encuentran en las mamaderas pueden causar infecciones, como diarrea, vómitos, fiebre y otros síntomas similares a la gripe. En casos más graves, estas infecciones pueden provocar deshidratación y otros problemas de salud complejos.