Es muy común que en algún momento de la infancia, a tu hijo/a le cueste mucho quedarse dormido/a y que aún así madrugue. Y para los padres puede resultar una situación tremendamente frustrante y estresante. Bárbara Guzmán, psicóloga y sleep coach nos explica por qué sucede y qué consecuencias puede traer.
 

Primero aclarar conceptos:

  • Madrugar: despertar previo a las 6 am.
  • Tiempo esperado para dormirse: siestas entre 5 y 10 minutos y de noche entre 5 y 20 minutos.
  • Tu percepción: si sientes que está madrugando o demorándose más de lo habitual, también importa.
 

Algunas de las razones por las que puede ocurrir esto:

  • Llega sobre cansado a la hora de dormir y el cortisol juega su papel.
  • Aumentó su ventana de sueño y está llegando sin sueño a la hora de dormir. En este caso debemos ajustar la hora de la siesta o de la noche.
  • Acceso a pantallas la última parte del día.
  • Exceso de siesta. En este caso debemos ajustar la duración.
  • Sobre estimulación previa a dormir.
  • Ambiente de sueño que dificulta la conciliación del sueño. Sobre todo en horario de verano.
  • Miedos a la hora de dormir.
  • Regresión de sueño: por nacimiento de hermano/a, entrada al jardín, eliminación de chupete o cambio de hábito para conciliar el sueño.
  • Desajuste del reloj biológico.
 

¿Qué consecuencias puede traer la batalla a la hora de dormir?

  • Asociaciones negativas con la hora de dormir.
  • Cambio de hábitos que no queremos mantener a futuro para conciliar y mantener el sueño.
  • Dinámica familiar tensa y estresante.
  • Eliminar siestas cuando no toca y desencadenar sobrecansancio.
  • Recurrir a uso de medicamentos innecesarios.
  • Atribución a factores incorrectos o a la biología/normalidad y no generar los cambios necesarios.
  En caso de que esto les ocurra, les recomendamos acudir a un especialista para atravesar este proceso de la mejor forma para ustedes y para su hijo/a.   Bárbara Guzmán Psicóloga y Sleep Coach Instagram: @kids360.cl www.kids360.cl
12 abril 2023 — Vaico Medical