Entre las miles de decisiones que deben tomar los padres cuando nace su hijo/a, está la de cortarles el pelo o no. Se dice que hay razones médicas para no hacerlo, o razones estéticas para sí hacerlo. Pero aquí te contaremos la verdad sobre rapar o no a los recién nacidos.
  Razones de salud para cortarle o no el pelo a un recién nacido no hay. Lo que sí es cierto es que el pelo los protege de la pérdida de calor y puede ayudar al bebé a afrontar sus primeros días en este nuevo mundo desconocido y tan ajeno. Si decides cortarlo, asegúrate de que tenga un gorrito para ayudarlo/a con el frío. El único impedimento de salud que podría existir sería que tu médico tratante te recomiende expresamente que no se lo cortes. Recuerda siempre consultar con especialistas. Existen varios mitos asociados a cortar o no el pelo al recién nacido. “Se debe cortar al cero para que crezca fuerte”. “No se debe cortar para que crezca fuerte”. “Si lo cortas le crecerá más grueso”. “Cortarlo definirá mejor sus rulos”. Y un largo etcétera de afirmaciones. La evidencia demuestra que poco y nada tienen de relación el pelo de recién nacido con el que tendrán al crecer, ya que esta es una característica hereditaria. Recién a partir de los 2 años podrás ver más o menos cómo será el aspecto del pelo de tu bebé. Si te preocupa el aspecto o grosor del pelo de tu bebé al nacer, recuerda que botan la mayoría del pelo al pasar un par de semanas. Ni el color ni el grosor del pelo variará si lo cortamos o no al nacer.
14 abril 2022 — Vaico Medical