Los bebés y niños/as pequeños suelen tener una huella ecológica mayor a la de los adultos, esto se debe a la cantidad de residuos que producen como pañales, wipes y ropa que en un par de semanas ya no les cabe. Un bebé puede ocupar en promedio 6.000 pañales antes de aprender ir al baño. Cada uno de esos pañales tarde entre 200 y 500 años en descomponerse. Sin embargo, existen pequeñas modificaciones que podemos hacer en nuestro día a día para reducir esta huella y ser mamás más sustentables.

Productos ecológicos

Cuando compremos para nuestros hijos e hijas, hay que irse por productos ecológicos y fabricados con materiales sostenibles. Opta por ropa de algodón orgánico, pañales de bambú y juguetes de madera en lugar de plástico. Estos productos no sólo son mejores para el medio ambiente, sino también más seguros para la salud de nuestros hijos/as.  

Reducir los residuos

Una de las formas más eficaces de ser madres sostenibles es reducir los residuos. Invierte en artículos reutilizables, como pañales de tela, discos de lactancia lavables y toallitas de tela. Utiliza una botella de agua rellenable en lugar de comprar agua embotellada, y llévales el almuerzo en recipientes reutilizables en lugar de bolsas de plástico desechables.

Conservar la energía

Enseñar a nuestros hijos e hijas a ahorrar energía es un paso importante hacia la sostenibilidad. Apaga las luces y los electrodomésticos cuando no estén en uso, y enséñales lo mismo a ellos.

Elegir medios de transporte ecológicos

Cuando viajes, elige medios de transporte respetuosos con el medio ambiente, esto también ayuda a reducir la huella. Puede ser ir caminando a un lugar cercano en vez de agarrar el auto, y además sirve para despejar a los niños/as y ayudarlos a que hagan deporte.

Practiquen hábitos alimentarios sostenibles

Enseñar hábitos alimentarios sostenibles puede tener un impacto positivo en su salud y en el medio ambiente. Esto se logra eligiendo productos ecológicos y locales. La idea no es abrumarse con tanta responsabilidad, ser madres ya es suficiente trabajo en sí, por lo que debemos ir incorporando estas recomendaciones de a poco y en la medida en que nos acomoden, cada granito de arena cuenta.