Consuelo Cruzat, asesora de lactancia y psicóloga infanto juvenil, escribió esta linda carta para recordarnos que nuestro cuerpo es maravilloso y milagroso. Un pequeño recordatorio para aprender a cuidarlo y quererlo.
  “Hola cuerpo. Soy yo, la de siempre, aunque ya no lo soy. Me siento diferente, por dentro y por fuera. Te noto a ti distinto también, hay formas que no reconozco en ti, zonas que antes no tenías, que sobran. No tengo idea qué talla eres en este momento, y siento que nada te queda bien. A ratos me frustra verte en el espejo. Y te exijo. Te exijo que vuelvas a lo que eras, te exijo que cumplas con ese estándar ya. Mira a la del lado, que es como si nada le hubiera pasado... Y he ahí el problema, que algo sí nos pasó. Sí, mira. Esa que tienes entre tus brazos, esa que está acoplada a tu pechuga o tomando mamadera en tus brazos, esa que quiere dormir pegadita a ti toda la noche, todo el día. Esa que busca tu contención constante. Esa que no puede vivir sin ti. Esa que creaste de cero. Eso fue lo que nos pasó. Sé que diste lo mejor de ti por esa, sé que te reorganizaste incómodamente para darle espacio. Sé que sentiste náuseas, fatiga y un cansancio atroz. Sé que quizás fue el cambio más difícil que te ha tocado pasar, que nos ha tocado pasar. Sé que has tenido que ser muy valiente. Sé que te dolieron las contracciones y el parto, los pinchazos, los tactos. Pero siempre estuviste ahí, para mí y para esa, que reclama tu calor y tu alimento permanente. Y es que tengo que aprender a quererte como te quiere esa. A admirarte como lo hace esa. A buscarte, amarte y aceptarte como lo hace esa. Es que esa lo entiende todo. Entiende que eres perfecto para ella, con más o menos curvas, con más o menos estrías, cansada o descansada, con más o menos leche, con acople o sin acople. Te quiere como eres, independiente de cómo te veo yo. Por eso te pido perdón por exigirte más de la cuenta, por juzgarte, por no poder cuidarte tanto en este momento. Cuerpo querido, prometo valorarte más, no olvidar lo que me entregaste, aprender de tu valentía y tu perseverancia, y estar siempre tremendamente agradecida de lo que me diste: a este ser humano que tenemos que criar juntos, que se robó mi vida y mi corazón, y sin el que ni tú ni yo podemos vivir. ¿Te parece lo hacemos juntos? Con cariño. Tu mente”.   Consuelo Cruzat Asesora de Lactancia Psicóloga Infanto Juvenil Instagram: @con_su_lactancia
06 febrero 2024 — Vaico Medical