Durante el embarazo experimentamos una serie de cambios en nuestro cuerpo para dar espacio al crecimiento y desarrollo de nuestro bebé. Sin embargo, hay un aspecto que a menudo pasamos por alto: la importancia de la higiene bucal durante los nueve meses de gestación.
Aunque pueda parecer un tema menor en comparación con otras preocupaciones, mantener una boca sana durante el embarazo e ir al dentista, es esencial tanto para la madre como para el bebé.  

Cambios en la salud oral durante el embarazo

Durante la gestación, nuestro cuerpo experimenta cambios hormonales significativos, como el aumento de los niveles de progesterona y estrógeno. Estas alteraciones pueden tener un impacto directo en la salud bucal y aumentar el riesgo de problemas dentales. Algunas de estas complicaciones son:
  1. Gingivitis: es una inflamación de las encías que puede causar enrojecimiento, hinchazón y sangrado. Los cambios hormonales hacen que las encías sean más susceptibles a la irritación por la placa bacteriana, lo que puede llevar a esta afección. Si no se trata, la gingivitis en el embarazo puede progresar a una forma más grave de enfermedad periodontal.
  2. Caries dentales: las náuseas matutinas y los antojos pueden aumentar la ingesta de alimentos y bebidas azucaradas, lo que puede incrementar el riesgo de caries dentales. Además, los cambios hormonales pueden debilitar el esmalte dental, lo que hace que los dientes sean más vulnerables a las caries.
 

Consecuencias para el bebé

La mala higiene bucal durante el embarazo no solo afecta nuestra salud oral, sino que también puede tener consecuencias negativas para el bebé como:
  1. Parto prematuro: se ha encontrado una fuerte asociación entre la enfermedad periodontal no tratada y el parto prematuro. Las bacterias que causan la enfermedad periodontal pueden ingresar al torrente sanguíneo y desencadenar una respuesta inflamatoria en el cuerpo, lo que puede aumentar el riesgo de parto prematuro.
  2. Bebés con bajo peso al nacer: las investigaciones sugieren que las mujeres con enfermedad periodontal no tratada tienen un mayor riesgo de dar a luz a bebés con bajo peso al nacer. Esto puede tener consecuencias a largo plazo para la salud del bebé.
 

Más allá del embarazo

Como ya vimos, la higiene bucal durante el embarazo es clave, pero no termina ahí. A pesar de que nuestro bebé recién nacido no tenga dientes, no significa que no debamos preocuparnos por su salud bucal. El uso y elección correcta de chupetes o la succión del dedo son algunas de las cosas que nos tendremos que fijar apenas nazca nuestro bebé, esto para evitar futuras afecciones.
06 febrero 2024 — Vaico Medical