Luego del parto, nos encontramos en una montaña rusa de emociones y sensaciones y muchas veces podemos pasar por alto dolores o molestias. Sin embargo, hay ciertos síntomas que podemos percibir que nos están avisando que tenemos una infección puerperal, la cual es una inflamación en la zona vaginal debido a cambios que sufre esta área de nuestro cuerpo post parto.
  La infección puerperal o sepsis puerperal es una infección potencialmente grave que afecta a mujeres después del parto, generalmente en los primeros 15 días posteriores. Esta infección se caracteriza por la presencia de fiebre, dolor abdominal, y otros síntomas que pueden incluir escalofríos, fatiga, taquicardia y malestar general. Saber reconocerla y tratarla correctamente es clave para que no se transforme en un problema más grave.

Causas:

La infección puerperal se produce cuando las bacterias u otros microorganismos patógenos ingresan al tracto genital femenino después del parto, generalmente a través de la vagina o del cuello uterino. Hay varias causas y factores de riesgo que pueden contribuir a esta infección, que incluyen:
  1. Parto prolongado o con complicaciones
  2. Cesárea
  3. Higiene inadecuada
  4. Debilitamiento del sistema inmunológico
  5. Infección previa
  6. Mala atención post parto
 

¿Cómo identificarla? Principales síntomas

  1. Fiebre
  2. Secreción vaginal anormal y con mal olor
  3. Dolor abdominal
  4. Molestias generales
  5. Dolor durante las relaciones sexuales
  6. Dolor de cabeza
Es muy importante destacar que la infección puerperal puede ser potencialmente grave y tratarla de manera inmediata es clave. A pesar de que este tipo de infección se da post parto hay otro tipo de afecciones vaginales que se pueden desarrollar de forma posterior como la vaginosis bacteriana o la candidiasis vaginal. Para estas molestias vaginales se puede utilizar el gel Multi Gyn, un producto natural que ofrece alivio directo de la comezón, irritación, sensibilidad, enrojecimiento y dolor.
06 febrero 2024 — Vaico Medical