Comenzó el año y eso trajo consigo la vuelta a clases. Pero salas cunas y jardines infantiles también significan otra cosa: que comienza la época de los virus y resfriados interminables. Aquí te contamos qué puedes hacer para fortalecer las defensas de tu hijo/a.
  Como estamos hablando de prevenir y no de curar, quedan fuera todos los remedios que a priori pueden ayudar a tu hijo/a a curar un resfriado. Lo que queremos es evitar llegar a ese punto, y como seguramente has escuchado muchas veces, la alimentación es un elemento clave. Estos son algunos alimentos que puedes incluir en la dieta de toda tu familia para fortalecer sus defensas:  

1. Probióticos

  Los probióticos son organismos vivos que ayudan a mantener y mejorar el equilibrio de nuestra flora intestinal. Algunos alimentos que los contienen son: yogurt natural, queso crudo y kéfir.  

2. Vitamina C

  Algunos alimentos que la contienen son: los cítricos, frutillas, cerezas, kiwi, pimentón, coliflor, brócoli, acelga, espinaca y tomate.  

3. Vitamina B

  Algunos alimentos que la contienen son: cereales integrales, almendras, nueces, legumbres en general, huevo y leche.  

4. Hierro:

  Algunos alimentos que la contienen son: legumbres (sobre todo las lentejas), carnes rojas, pescados y mariscos, lácteos y verduras de hoja verde.  

5. Zinc:

  Algunos alimentos que la contienen son: pescados y mariscos, carnes rojas y de cerdo, lácteos, huevo y palta. Estas son las principales vitaminas y minerales que tendrán a tu sistema inmune funcionando a tope. No te agobies si no puedes consumir todos los alimentos antes descritos. Si te alimentas bien, incluyendo variadas frutas y verduras en tu dieta y la de tus hijos/as, probablemente tendrás el camino recorrido. Como pudiste ver, muchas vitaminas y minerales se encuentran en alimentos de origen animal. Si tu familia lleva una dieta vegetariana o vegana, recuerda asesorarte con tu pediatra para ver la mejor manera de suplir algunas de estas vitaminas y minerales, sobre todo el hierro y la b12.