¿Usar o no usar faja después del parto? Es una pregunta que muchas nos hacemos. Si bien la opinión médica está dividida, la balanza cada vez se está inclinando más hacia el no ocuparla, y dejar que el cuerpo se recupere de forma natural.
Luego de nueve meses de embarazo tener a nuestro bebé en los brazos es una de las sensaciones más gratificante de la vida, pero a la vez vemos cómo nuestro cuerpo cambia completamente. Esto muchas veces puede conducir a una ansiedad por volver a la figura que teníamos antes de quedar embarazada, lo que nos lleva a cometer errores como el de la faja. Si bien la faja es recomendada en ciertos casos como cuando se ha tenido una cesárea, cada vez hay más consenso por parte de los profesionales de que su uso no es lo ideal. En primer lugar, hay que tener claro que esto no es una carrera, cada cuerpo tienes sus tiempos para recuperarse y no hay que apurar un proceso que es completamente natural. La faja no es una solución a largo plazo porque lo que hace es cumplir una función sostenedora, función que deberían estar llevando a cabo nuestros músculos de forma natural. Es decir, estaríamos atrofiando la musculatura del vientre en vez de estar trabajándola y fortaleciéndola. Además, con el uso de la faja aumenta la presión en la zona del periné, lo que empeora la situación de incontinencia urinaria.

Que sí se puede hacer

Que la faja no sea la solución, no significa que no hay nada que hacer. Hay ciertas cosas que sí se recomiendan para ayudar al cuerpo a recuperarse, siempre teniendo en mente que cada mujer es distinta y hay que respetar los tiempos de nuestro organismo.
  1. Alimentación sana: comer balanceado le dará al cuerpo los nutrientes que necesita para recuperarse de manera saludable.
  2. Mantenerse activa: hacer ejercicio durante y después del parto siempre es recomendable para la mamá y para el bebé, siempre respetando y escuchando nuestro cuerpo.
  3. Hipopresivos: por medio de la respiración estos ejercicios te ayudarán a volver a fortalecer el core.
  4. Pilates: siempre con consentimiento médico, el pilates puede ser un ejercicio muy completo a la hora de volver a fortalecer la musculatura. También tiene importantes beneficios para la postura y para el fortalecimiento del piso pélvico.
02 febrero 2023 — Vaico Medical