Existen dos formas de dar a luz: parto vaginal o cesárea. La primera es la forma milenaria en que los humanos hemos venido al mundo, y la segunda, una opción para los partos complicados desde que existe la medicina moderna. Aquí te explicaremos por qué la cesárea solo debería considerarse en caso de una urgencia.
  La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que 1 de cada 10 partos en el mundo debieran ser cesárea. Pero la realidad es que ocurre en 4 de cada 10 casos, muy por sobre la recomendación. ¿Por qué sucede esto? Se especula que la principal razón es económica: las clínicas y hospitales facturan más con las cirugías, y además el parto es más rápido, por lo que pueden hacer más en el mismo tiempo.  

Se justifica una cesárea cuando:

 
  • Está en riesgo la vida del bebé o la madre.
  • El bebé no está en la posición adecuada.
  • La placenta cubre el cuello uterino.
  • La frecuencia cardíaca del bebé no está dentro de los parámetros normales.
 

Cuándo se ofrece una cesárea, pero no necesariamente deberías aceptarla:

 
  • El trabajo de parto está siendo lento. Si tu bebé y tú están bien, no hay necesidad de apurar el proceso.
  • Tamaño del bebé: ningún tamaño del bebé es demasiado grande para nacer por parto vaginal, el cuerpo está diseñado para eso.
  • Si estabas en trabajo de parto, pero se detuvo. Si la vida de tu bebé no corre peligro, puedes esperar a que sea el momento adecuado en que decida nacer.
  Es muy importante que tanto tú como la persona que te acompañe en este proceso tenga claras estas posibles situaciones. Seguramente al momento del parto estarás agobiada por el dolor, o preocupada de las contracciones y de pujar. Por lo tanto es importante que alguien más te pueda ayudar a tomar decisiones que vayan acorde con tus preferencias previamente establecidas. Y recuerda que un parto siempre debe ser respetado, la prioridad es y siempre será tu vida y la de tu bebé. 11Y si por alguna razón, tu parto debe ser por cesárea, no te preocupes, es porque así debía ser.
11 septiembre 2023 — Vaico Medical