Durante el embarazo existen múltiples cambios a nivel anatómico y fisiológico. Cambios hormonales que pueden traer como consecuencia molestias, dolores, contracturas, calambres, falta de sueño y ansiedad. También cambios posturales que pueden generar malestares, desalineamiento global del cuerpo, dolor y molestia en zona lumbar.
Los objetivos principales de la práctica del Pilates durante el embarazo son mejorar el estado general de la embarazada. La lista que viene a continuación es larga, pero los beneficios del Pilates durante el embarazo y post parto son muchísimos. - Mejorar molestias, dolor, contracturas. - Cuidar los cambios posturales durante y después del embarazo. - Preparación parto y postparto. - Tonificar y flexibilizar la musculatura abdominal y dorsal. - Proveer estabilidad articular. - Conciencia postural. - Elasticidad suelo pélvico y mantener tono muscular abdominal. - Mantener fuerte y flexible la espalda. - Prevenir edema y varices. - Ayudar y acompañar a la embarazada en los distintos cambios que ocurren durante el embarazo. - Preparar las extremidades inferiores para soportar el constante aumento de peso. - Preparar piso pélvico para las diferentes etapas del embarazo, nacimiento y postparto. - Estimular a realizar trabajo cardiovascular. - Prevenir dolores de espalda o en articulación sacroilíaca (zona de la cadera y pelvis). - Preparación y consejos para el trabajo de parto, nacimiento y postparto. - Preparar y fortalecer extremidades superiores para los cuidados del bebé después del nacimiento. - Mantener las funciones abdominales y corregir diástasis (separación de los músculos del abdomen). - Ayudar a la recuperación general post parto. Luego de dar a luz, es el médico quien prescribe la vuelta y reintegro a la actividad física. Generalmente se respetan tiempos de 6 semanas después del parto natural y 8 semanas después de cesárea. En cuanto tu médico te permita volver a practicar Pilates, no lo dudes ni por un segundo, es importantísimo volver a fortalecer todos los músculos del abdomen y zona pélvica. Algunos de los beneficios de esta práctica en el post parto son: - Fortalecimiento del suelo pélvico, ya que queda muy débil. Puede haber musculatura distendida y desgarros. - Durante el parto, los huesos de la pelvis se mueven para dar paso al bebé. Además se libera una hormona llamada relaxina que prepara el parto y provoca una hiperlaxitud de los ligamentos. Todo esto provoca que luego del parto la zona lumbopélvica esté muy inestable. Lo que hace el Pilates es volver a fortalecer esos músculos y ligamentos. - Diástasis abdominal: es cuando luego del parto, los músculos del abdomen se separan. Parte de la recuperación post parto será volver a fortalecer esa zona.

Pilates terapéutico

Varios estudios actuales revelan la importancia del Pilates terapéutico en la rehabilitación de distintos tipos de lesiones, condiciones y patologías, entre ellas, del embarazo y post parto. El Pilates terapéutico es una herramienta complementaria a la kinesiología. Tiene como fin el reequilibrio y reestructuración a nivel muscular, articular y neural, permitiendo tratar principalmente desbalances musculares y articulares, que tienen en común la presencia de dolor. A través de la consciencia del propio cuerpo, de su estructura, activación muscular y consciencia postural, se trabaja desde una base estable, activando principalmente el core (músculos abdominales, lumbares, de la pelvis, los glúteos y la musculatura profunda de la columna). Luego se busca abarcar cintura, zona escapular y pélvica, y extremidades superiores e inferiores. Piroska Nyman Krauz Instructora de Pilates Kinesióloga Diplomado en embarazo y postparto
31 marzo 2022 — Vaico Medical